Olvera, un tesoro patrimonial en los Pueblos Blancos
5 de 8 votos

Enclavada en la zona norte de la comarca de la Sierra de Cádiz, Olvera ha sido percibida a lo largo de los siglos como una perla blanca erigida entre olivares y coronada por un exuberante conjunto monumental que hace las delicias de los que se acercan a contemplarla.


En el siglo VIII, con la llegada del islam a la región, se iniciaba la hegemonía de una ciudad hasta entonces visigoda, consolidándose así el asentamiento poblacional a los pies del gran risco sobre el que aún a día de hoy se yergue el Castillo, a más de 620 metros sobre el nivel del mar. Siglos después, la situación fronteriza de Olvera la convertiría en uno de los más importantes bastiones del Reino de Granada.

Castillo de Olvera

Castillo de Olvera

La actual configuración del Castillo data del siglo XII. Su planta irregular está adaptada a la alta peña sobre la que se asienta de forma estratégica, teniendo un único acceso a través de una empinada escalera tallada en la roca. Desde el Castillo se disponían los amplios lienzos de murallas y torres que enmarcaban el actual barrio de La Villa, cuya orografía responde a las necesidades del terreno, en pendientes, con casas estrechas y apiñadas, distribuidas entre calles sinuosas, de trazado irregular y llenas de quiebros. La gran plaza que se extiende hoy día en la parte superior, desde la que se accede al Castillo, hacía las veces de zoco, y en uno de sus extremos se ubica el Edificio de La Cilla, que alberga en la actualidad la Oficina Municipal de Turismo y el Museo La Frontera y Los Castillos. La Torre de la Cilla es la única accesible al público de las que se conservan en la localidad, y en su interior se exponen restos arqueológicos hallados en las excavaciones de la zona.

Caminando por las estrechas calles de La Villa, es frecuente que el visitante encuentre testimonios arquitectónicos de los que fue aquel recinto amurallado. La Torre del Pan, de planta cuadrada, como la mayoría de las que flanqueaban la muralla original, supone un magnífico ejemplo de cómo debía ser la tipología original de la cerca, de rasgos puramente nazaríes. La evolución en la arquitectura defensiva se hace visible en la Torre de Los Olivillos, la única de forma semicircular, lo que contribuye a comprender la evolución estructural que sufrió la arquitectura en este periodo, adaptándose a las dificultades de la guerra.

Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación desde el Castillo

Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación desde el Castillo

Con la llegada de una nueva forma de pensamiento, los siglos XVIII y XIX, y las primeras décadas del XX, supusieron para Olvera un cambio urbanístico y social sin precedentes, reflejado en numerosos bienes patrimoniales que aún hoy día se conservan. La localidad superaría la reclusión de las murallas y se extendería a través de un nuevo trazado decimonónico, testigo del dinamismo social de una época donde las diferencias económicas entre clases eran patentes en el desarrollo urbanístico, y en la que tienen su origen las principales manifestaciones folclóricas y religiosas de la región.

Concluida en el año 1841, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación, de estilo neoclásico, es el principal templo de culto religioso de Olvera. Fue construida sobre la antigua iglesia gótico-mudéjar, de la que aún se conserva el ábside, y en ella se encuentran muchos de los elementos protagonistas en las manifestaciones festivas de carácter religioso locales, como numerosas tallas procesionales de la Semana Santa olvereña, algunas de ellas datadas del barroco.

Semana Santa de Olvera

Semana Santa de Olvera

Al otro lado de la plaza, junto a la entrada al Castillo, se extiende el Cementerio Parroquial de Olvera, uno de los camposantos más singulares de Andalucía, colgado en los lienzos de la muralla y protegido por la fortaleza medieval junto a la que se asienta, pudiéndose contemplarse desde él unas vistas panorámicas excepcionales de toda la comarca.

Cementerio parroquial

Cementerio parroquial

En el segundo barrio más antiguo de la localidad se asienta la Iglesia del Socorro, donde es venerada la virgen homónima desde hace décadas. Por callejuelas estrechas y quebradas, el visitante atraviesa un barrio repleto de hornacinas dedicadas a los santos hasta llegar a una de las más imponentes formaciones rocosas de las que se elevan entre la trama urbana: el peñón del Sagrado Corazón. Éste ha sido el lugar en el que los habitantes de Olvera han intercambiado conversaciones desde que se urbanizara en el siglo XIX. Se trata de un jardín colgante que desde hace siglos ha supuesto un espacio de recreo para la ciudadanía olvereña. Decenas de generaciones han acudido a este lugar para pasear y dialogar entre sus pequeñas plazas y miradores, en un espacio natural, con aves, estanques y árboles a la sombra de los cuales se han trasmitido cientos de saberes populares. En la cima, coronada desde 1929 por la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, se abre una vista panorámica de toda la Sierra que puede ser contemplada desde un balcón colgado al vacío.

Nuestro recorrido por la historia olvereña continúa a través de la calle Llana, actual calle comercial y vía principal del municipio desde hace décadas. Ésta está flanqueada por lujosas casas señoriales entre las que destaca la que fuera residencia veraniega de los Duques de Osuna, de estilo barroco y construida según la tipología de las casas nobiliarias sevillanas, con una estructura que se ha mantenido inalterada hasta nuestros días.

Calle Llana

Calle Llana

Uno de los mayores exponentes del fervor cristiano en Olvera se sitúa a dos kilómetros del núcleo urbano, el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, al que se puede llegar a través de un camino peatonal flanqueado por árboles del amor. Datado en el siglo XVIII, en él se venera a la Virgen de los Remedios, patrona de la localidad, y ha sido lugar de peregrinaje desde hace siglos por gentes de toda la comarca. En sus inmediaciones se ubica uno de los más carismáticos lavaderos públicos y centro de socialización de Olvera desde 1685, el Lavadero de Pino.

Interior del Santuario Nuestra Señora de los Remedios

Interior del Santuario Nuestra Señora de los Remedios

Olvera está más de moda que nunca. Y gracias al nuevo Plan Estratégico de Turismo de la ciudad, en fase de redacción, este fenómeno no hará más que acrecentarse. Por estas y por otras muchas razones, te animamos a escaparte a Olvera y conocer su riqueza patrimonial, a pasear por su Conjunto Histórico-Artístico declarado en 1983, degustar su riquísima gastronomía serrana y disfrutar de sus gentes y paisajes.

Artículo por: David Albarrán, Agente de Desarrollo Turístico del Ayto. de Olvera

También te puede interesar