Vélez Blanco, la joya del Marquesado
5 de 1 votos

Dominado por el imponente castillo-alcázar de los Fajardo, erigido entre 1506 y 1515, Vélez Blanco domina la extensa vega con las terrazas de cultivo de origen hispanoárabe. Declarado conjunto histórico-artístico desde el año 2002, la Morería con sus románticas calles estrechas y tortuosas, la calle Corredera con sus casas señoriales y un urbanismo que refleja esta larga historia invitan a descubrir este pueblo elegido en 2017 como el con más encanto de Andalucía.

El extenso término municipal, con 441 km2 el número 77 de toda España, ofrece sorprendentes paisajes. Vélez Blanco aporta el 60 por ciento de la superficie al parque natural Sierra María-Los Vélez; un espacio natural protegido que sorprende con 1.200 especies de plantas y 150 de aves diferentes, impresiona ver las águilas reales o los buitres leonados planeando por los alrededores del pueblo. Los aficionados a la observación de aves esteparias disfrutarán en el altiplano cerealístico de los alrededores de la pedanía de Topares, al norte del término municipal, lindando con Granada y Murcia.

Castillo con Muela al fondo

Castillo con Muela al fondo

En febrero y marzo los alrededores de Vélez Blanco se convierten en un mar de flores blancas y rosas gracias a los almendros tan abundantes en esta zona del noreste de Andalucía. Un gran patrimonio son los olivos centenarios de la variedad de Lechín de Granada. Aunque el mayor patrimonio de Vélez Blanco es su gente: personas hospitalarias siempre dispuestas a entablar una conversación con los visitantes e invitándoles a celebrar con ellos las fiestas.

Nueve senderos señalizados permiten descubrir las distintas partes del parque natural, ofreciendo los miradores espectaculares vistas hacia Sierra Nevada y a la Sagra. Otros senderos permiten conocer las torres-vigía de la antigua frontera entre el reino islámico de Granada y el reino cristiano de Murcia o pedanías abandonadas con fotogénicas ruinas. Fuentes cristalinas, molinos hidráulicos y batanes, todo perteneciente a la Cultura del Agua de los Vélez, junto a una necrópolis islámica, se pueden descubrir en una ruta señalizada entre Vélez Blanco y Vélez Rubio. Los amantes de la bicicleta de montaña encuentran una recién estrenada ruta señalizada BTT que enlaza las distintas comarcas almerienses.

Cueva de los Letreros

Cueva de los Letreros

Vélez Blanco está enmarcado entre el majestuoso monte de la Muela de Montalviche, que alcanza los 1.554 metros, y el Mahimón Grande, de 1.761 metros de altura y con ocho abrigos de pinturas rupestres. Estos forman parte de un total de 25 yacimientos con arte neolítico y de la época del Cobre declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. La Cueva de Ambrosio, con pinturas y grabados de hace unos 23.000 años, es Monumento Natural de Andalucía.

Situado a más de 1.000 metros sobre el nivel del mar, la nieve convierte Vélez Blanco en invierno en un cuento de hadas lleno de encanto. La altura permite también disfrutar de un ambiente fresco en verano. Las calizas de las montañas absorben las nieves y las lluvias y abastecen las seis fuentes de aguas cristalinas que brotan en el casco histórico. Si levantamos la vista por la noche podemos admirar uno de los cielos más limpios de Europa, el que nos ofrece un espectáculo de estrellas, deleite para los aficionados a la astronomía.

Convento San Luis con Muela al fondo

Convento San Luis con Muela al fondo

Durante el siglo XVI, Vélez Blanco fue la corte del señorío más extenso del sureste de España, el marquesado de los Vélez. En su castillo, cuyo patio de honor esculpido de mármol hoy día custodiado en el Metropolitan Museum de Nueva York, los salones del Triunfo de César y de la Mitología con más de 72 relieves de madera que ahora se encuentran en París y Castres, y su mirador con una vista espectacular de más de 25 kilómetros, pernoctó en octubre de 1526 la reina Isabel de Portugal después de pasar su luna de miel con Carlos V en Granada.

La importancia de Vélez Blanco en aquella época se puede observar fácilmente visitando la iglesia de Santiago, la segunda más importante de la diócesis de Almería en aquella época. El antiguo convento franciscano de San Luis se ha rehabilitado recientemente.

Iglesia de Santiago

Iglesia de Santiago

Entre los eventos culturales destaca el Festival de Música Renacentista y Barroca, congregando desde el año 2001 músicos y catedráticos de primer nivel y un público procedente de todo el territorio nacional. Un pueblo tan pintoresco atrae a muchos pintores y fotógrafos. También ha servido como localización para varias películas de directores nacionales e internacionales. Y cada vez más escritores se dejan inspirar por este pueblo, su historia y sus paisajes.

Vélez Blanco cuida sus tradiciones y los bailes de parrandas de la escuela municipal de folklore, el recorrido navideño de la cuadrilla de ánima con sus bailes de rifa, los conciertos de la banda municipal o los conciertos de la coral congregan siempre a un numeroso público. Incluso en tiempos de prohibiciones, en Vélez Blanco se seguían celebrando las máscaras, ancestral costumbre que siempre son del 17 de enero, San Antonio, a 3 de febrero, San Blas. La Semana Santa se vive con intensidad, concentrándose nada menos de cuatro procesiones en el Viernes Santo, donde participa todo el pueblo. En agosto devoción y alegría se mezclan en las fiestas en honor al Santísimo Cristo de la Yedra.

Conjunto histórico de Vélez Blanco con monte Maimón al fondo

Conjunto histórico de Vélez Blanco con monte Maimón al fondo

La gastronomía conserva también las tradiciones y las temporadas del año. Platos con las migas, los gurullos, el potaje de trigo y otros muchos más se elaboran de forma artesanal y con ingredientes de la tierra. La matanza sigue siendo una tradición fundamental para abastecer a la familia con productos cárnicos durante todo el año y se celebra como un evento social. Finalmente recomendamos comprar los típicos dulces navideños en uno de los hornos más antiguos de España, el del Marqués de los Vélez.

Quien se decide por realizar excursiones, encontrará la histórica Lorca a media hora, la playa mediterránea a 80 kilómetros, Granada con su Alhambra a hora y media por autovía. Cuatro aeropuertos se alcanzan en menos de dos horas.

También te puede interesar