Reserva tu casa rural
Feria de Córdoba, el califato de la gracia gitana
3.8 de 15 votos

A finales de mayo se puede vivir en directo una pura fiesta flamenca en el emblemático Recinto Ferial del Arenal, en la capital cordobesa. Tras el tradicional encendido de su impresionante portada da comienzo una feria celebrada en honor a Nuestra Señora de la Salud.

Amazonas, caballistas, guitarras, coches enjaezados, vino, volantes y un sombrero cordobés. Es final de mayo y el sol acompañará como es tradicional a todo aquel que desee disfrutar durante unos días del poderío andaluz, algo que una ciudad pasional como es Córdoba sabe transmitir a las mil maravillas.

La Feria de Córdoba disfruta además de la fama de ser uno de los recintos feriales más libres y abiertos de entre todas las ferias del sur por haber suprimido las casetas privadas, abriendo así sus puertas tras el encendido no solo a los eventos celebrados dentro del recinto ferial sino a las importantes corridas de toros que tienen lugar por estas fechas en la Plaza de Los Califas, donde toman parte los rejoneadores y los diestros a la cabeza del escalafón taurino.

Orígenes medievales para la Feria de Córdoba

Las distintas transacciones de ganado que tenían lugar en la capital cordobesa desde bien antiguo –existen testimonios que fechan sus inicios en el siglo XIII- están detrás del origen de lo que hoy conocemos como la Feria de Nuestra Señora de la Salud. Hoy día aún tiene lugar este mercado ganadero, aunque ha sido trasladado a otro punto en las afueras de la capital.

En cuanto al carácter religioso de la dedicatoria de la Feria de Córdoba, se dice que en el siglo XVII dos labradores encontraron dentro de un pozo de aguas curativas una sencilla imagen de la Virgen, guardada allí por los mozárabes para poder salvarla de la persecución mahometana. En memoria de este hallazgo se decide levantar la Ermita de Nuestra Señora de la Salud, junto a la muralla de la Puerta de Sevilla. Es en las inmediaciones de este lugar donde se empieza a tomar la costumbre de celebrar la feria de ganado durante los días de Pentecostés.

 

La Feria de Nuestra Señora de la Salud, ¿qué, cuándo, cómo y dónde es?

La Feria de Córdoba supone el culmen de todos los festejos celebrados durante el muy ajetreado mayo cordobés y tal es la calidad y fama que está alcanzando que, ante la avalancha de visitantes que se viene dando cita cada año, la Feria ha cambiado los Jardines de la Victoria, frente a la Puerta Gallegos, por El Real de Arenal, en la orilla norte del río Guadalquivir. Curiosamente, es aquí donde se construían las portadas, siendo actualmente la que tiene hoy la Feria de Córdoba la más grande de todas, con unos 140 metros de ancho por 45 de alto en su torre más alta.

Similar en algunos aspectos a la de Sevilla, la Feria de Córdoba es considerablemente menor en tamaño (113 casetas en el año 2010 frente a las 1047 que tuvo Sevilla), algo que para muchos es una de sus grandes bazas. Además, las casetas son de libre acceso y no se necesita invitación para poder disfrutar del baile, de una tapa o de la típica copita de vino.

Aparte de ir al Real o a los toros, durante la semana de Feria en Córdoba se celebran también conciertos de flamenco y concursos de diversa índole, destacando especialmente el Concurso de Carteles que organiza cada año el Ayuntamiento. Artistas tan ilustres como Julio Romero de Torres han diseñado este tipo de bocetos, formando parte de una tradición cartelera que en Córdoba cuenta ya con una antigüedad de más de un siglo.

Encuentra una casa rural a tu medida con nuestro comparador de viviendas y disfruta en mayo de la Feria de Córdoba sin agobios y lejos de ruidos y de multitudes. Seguro que con nuestro buscador encuentras el alojamiento que mejor se adapta a tus necesidades.

También te puede interesar